Follow Tangocity.com on Twitter
TangoCity TangoCity TangoCity TangoCity TangoCity

TangoWebs

Radio Electrotango
Radio Electrotango

Escuchar Radio

« Volver a la lista de radios

La fusión mas exitosa del género.

El Electrotango o tango electrónico es un estilo musical creado por la fusión entre el tango y la música electrónica. Entre los precursores de este género pueden encontrarse a Gotan Project, Tanghetto, Bajofondo Tango Club, Tango Crash y muchísimos otros conjuntos u orquestas.

27242 Visualizaciones Imprimir Bookmark and Share

Noticia Relacionada

José Angel Trelles: “Me reventaron a trompadas y a patadas mientras revolvían todo”

Noticias - 08/03/2013 - 0 Comentarios - Enviar

Cuatro ladrones se metieron en su casa de Hurlingham, le pegaron con dureza, lo amenazaron y lo desvalijaron.

José Angel Trelles en la Academia Nacional del Tango
José Angel Trelles en la Academia Nacional del Tango | Ampliar Imagen

Era el mediodía y el cantante José Angel Trelles estaba en su casa de Villa Tesei cuando escuchó que alguien golpeaba las manos desde la calle. Entonces fue a atender. Desde la puerta vio a dos supuestos jardineros que se ofrecían a cortarle el pasto: uno tenía una cortadora de césped y el otro, una bicicleta. En el momento en que la víctima se les acercó, junto a otros dos se le abalanzaron y se metieron en su propiedad. Lo que siguió fue una pesadilla, en la que los ladrones golpearon con dureza al artista y amenazaron con cortarle los dedos y matar a su mujer y a su hijo.

El violento robo duró media hora. Los ladrones eran cuatro en total, actuaron a cara descubierta y escaparon con dinero en efectivo, electrodomésticos, artículos de electrónica y ropa.

El episodio ocurrió ayer en la casa que el cantante tiene en José Andonaegui al 2500, en el partido de Hurlingham. El artista vive allí hace 27 años y, según cuenta, ya le robaron 28 veces.

christian louboutin sale,christian louboutin booties

“Lo pasé muy mal, hermano. Entre dos, me reventaron a trompadas y a patadas mientras los otros revolvían todo. Sabían mucho de mí y de mi familia: que tenemos una agencia de lotería en Hurlingham, que mi mujer estaba atendiendo allí y que mi hijo llegaba a la noche. Me ataron de pies y manos con precintos y me pegaban sin parar, acostado boca abajo en el piso”, explicó Trelles a Clarín, todavía angustiado.

El cantante contó que los ladrones dieron vuelta toda la casa buscando el dinero de la recaudación de la agencia. “Les dije que nunca guardamos plata en casa y me pegaban cada vez más. Uno me dijo que María, mi mujer –la llamó por su nombre–, estaba con un revólver apuntándole y que la matarían si yo no les decía dónde estaba la plata. Me dijeron que iban a esperar a que llegara mi hijo a la noche y que lo matarían adelante mío”, recordó.

Los asaltantes, que también le dijeron a la víctima que eran policías retirados y que tenían una banda que se dedicaba a los robos a casas,amenazaban con cortarle los dedos al cantante “uno por uno”hasta que encontraran la plata.

“Fue un infierno. No se puede vivir más así.

Si yo escucho que alguien habla de sensación de inseguridad, lo baño a puteadas de arriba a abajo. De las 28 veces que me robaron, en 10 hubo ladrones armados, aunque nunca se habían metido en mi casa con la violencia con la que lo hicieron ahora estos tipos”, señaló Trelles, que sufre de hipertensión.

Buscando el dinero, los ladrones rompieron todo lo que se les cruzaba. “No sabés cómo quedó mi casa. Me dieron vuelta todo y me destruyeron todo.

Se llevaron electrodomésticos de todo tipo, cámaras de fotos, me robaron seis trajes, camperas..

. Destrozaron todo. Me rompieron los cuadros que tenía con Piazzola, y un montón de cosas más. Ponían todo en bolsas de consorcio y en mochilas y bolsos que encontraron”, resaltó con mucha tristeza y bronca el artista.

“Es increíble que pasen estas cosas con esta naturalidad. No podemos quedarnos más callados a ver cómo nos hablan de sensación de inseguridad esos tipos que andan en autos blindados y con custodia todo el día. Es una vergüenza para la gente, para todos los ciudadanos de a pie, que tengamos que pensar a ver cuándo van a matarnos. Eso me dijeron cuando se fueron: que volverían a matarme a mí, a mi mujer y a mi hijo”.

Trelles explicó que, además de todos los objetos de valor que hallaron, los ladrones se llevaron unos 500 pesos en efectivo y se fueron caminando con mucha tranquilidad. “Yo quedé atado, hasta que pude moverme y rompí el precinto de las manos frotando las muñecas contra una piedra. Ahí me liberé y le pedí ayuda a un vecino”, concluyó el músico.

Fuente: Diario Clarin

Tangocinema

Tango que me hiciste mal.

Tango que me hiciste mal.

El regreso de Héctor Alterio al cine nacional, entre comedia y drama.
Ver Película | Ver Todas

Presentan

Presentan

"Pichuco", un documental de Martín Turnes sobre la obra del célebre bandoneonista Aníbal Troilo, será presentada el domingo próximo en la sección Panorama Música del 16to. Bafici, justo en el año en el que se celebran los 100 años del nacimiento de ese gr
Ver Película | Ver Todas

Noticia Relacionada

El mítico camarín de Julio Sosa.

Noticias - 10/06/2014 - 0 Comentarios - Enviar

El “Varón del Tango” debutó en un bar de Chacarita a los 23 años. Y hasta dormía allí.

Llegó a Buenos Aires como casi todos los inmigrantes: en una mano, una valijita llena de sueños; en los bolsillos, escuálidos cuatro pesos. Fue el 15 de junio de 1949 y tenía apenas 23 años. Diez años antes había cantado en público por primera vez en un concurso de aficionados. Después, también lo había hecho en Las Piedras (su ciudad), en algún café de Montevideo y hasta había grabado cinco temas con la orquesta de Luis Caruso. Pero apuntaba más alto. Entonces, con el envión anímico y económico que le dieron sus amigos, cruzó el río, desembarcó en la Ciudad como Julio María Sosa Venturini y con su presencia y su voz se convirtió en un ídolo llamado Julio Sosa.

En esa primera etapa había más espinas que rosas. Sin embargo, la suerte estaba de su lado. Primero un amigo lo recibió en su casa. Pero enseguida se instaló en una pensión y buscó un lugar donde cantar. Lo encontró en el barrio de Chacarita. Era un viejo café que desde la década del 20 estaba en Jorge Newbery 3563, a media cuadra de lo que hoy es la avenida Córdoba. Los más viejos lo conocían como Bar Cacheda, aunque desde 1945 llevaba otro nombre: Café Los Andes. Fue una rara coincidencia: Sosa buscaba la cumbre y el lugar que eligió para su debut llevaba el nombre de la cordillera con las montañas más altas de América.

“Dicen que cuando uno entraba al salón el escenario estaba en la mitad, sobre la pared de la derecha; a unos metros había una escalera que llevaba hasta un cuartito en la parte de arriba”, recuerda ahora Ricardo Aráuz, actor, director teatral y dueño del local que desde hace 15 años (se cumplirán el 2 de julio) se convirtió en el Teatro Gargantúa. Según le contaron viejos habitués (entre ellos la actriz Anita Almada) por aquel café ya habían pasado figuras tangueras como Genaro “el tano” Expósito, Jorge Vidal y Alberto Marino. También le dijeron que en aquel cuartito, junto a la terraza, alguna vez Sosa se había quedado a dormir.

La primera actuación fue a pocos días de su llegada, como confirma una placa de bronce en una de las paredes del café. “En este lugar, en junio de 1949, debutó en la Ciudad de Buenos Aires Julio Sosa ‘El varón del tango’. Homenaje de la Legislatura-4 de noviembre de 2010”, dice el texto. Y enseguida se formó un grupo de seguidores del cantante. Cuentan que uno de esos fans (se llamaba Carlos Curcciani) lo vinculó con Raúl Hormaza, un presentador y poeta del medio tanguero. Hormaza lo conectó con el bandoneonista y director Armando Pontier, quien tenía una orquesta con el violinista y también director Enrique Mario Francini. Otra vez el viento soplaba a favor de Sosa. Pontier lo escuchó el 31 de julio de ese año. Al día siguiente, Julio debutaba en la orquesta cantando Lloró como una mujer .

Lo demás es conocido. Primero la orquesta de Francisco Rotundo; luego, otra vez Armando Pontier y después el gran éxito como solista, acompañado por la orquesta de Leopoldo Federico, hasta noviembre de 1964. “Para nosotros Julio sigue estando aquí”, dice Aráuz en alusión al ámbito del actual bar y teatro Gargantúa. Y por eso en el camarín en el que se cambiaba Sosa siempre hay una luz encendida. También afirma que en 1997, cuando compró el local que estaba casi en ruinas (había estado cerrado varios años, tras albergar una ferretería) alguien le dijo: “Aquí hubo muchos aplausos; todavía flotan en el ambiente”.

Y eso no es todo: “A veces, la radio que está en el bar se enciende sola y hasta se escucha algún tango”, recuerda Aráuz. Son datos que forman parte de la mitología que rodea a Julio Sosa, aquella que surgió después del accidente ocurrido en la madrugada del 25 de noviembre de 1964, en Mariscal Castilla y Figueroa Alcorta. Con su deportivo DKW Fissore, y a gran velocidad, Sosa chocó contra el pilar de hormigón armado de un semáforo. Murió al día siguiente y se hizo inmortal. Pero esa es otra historia.

 

Tags

TangoCity Live!

Ranking Radios

Radio Para Milonguear

Radio Para Milonguear

Esta radio web ofrece el mejor repertorio de “enganchados” de música para milonguear, en el estilo de la más importante milonga argentina, la célebre “Milonga de Almagro”.

Radio Bandoneón

Radio Bandoneón

Si le gusta el Tango, le gusta el Bandoneón

Radio Carlos Gardel

Radio Carlos Gardel

Los mejores éxitos de Gardel

Radio Electrotango

Radio Electrotango

La fusión mas exitosa del género.

Radio Polskie Tango

Radio Polskie Tango

Tangos polacos para deleitarse.

Radios Online!

Buscar multimedia

Palabra Tipo
 

Artista Destacado

CMS_1254257669594_Leopoldo_Federico.jpg

Leopoldo Federico

Extraordinario músico, debutó como bandoneonista en el "Tabarís" a los 17 años
Ver nota completa

Agenda de eventos

1 de 0 páginas

Ranking Tangotube

Tango Internacional

Tango Internacional

Carlos Gardel

Carlos Gardel

Gold Tango

Gold Tango

Ultimos Visitantes

Argentina Tangocity.com - Todos los derechos reservados
Home - Noticias - Artistas - Tangotube - Radios - Geotango - Politicas de uso - Privacidad - Contacto Confidencialidad
Desarrollado por: Manifesto